Open post

Ríndete a cobrar por la voluntad

¿Y si compartimos nuestros dones sin esperar nada a cambio, rindiéndote a que te paguen por la voluntad?

Suena pretencioso, utópico, falaz, etc. pero ¿Quién decide esto, tú o el juicio que le damos a esta propuesta?

Estoy convencido al 100% que  cuando das algo porque lo has hecho desde el corazón, no sientes la obligación de recibir nada por ello, ya te sientes satisfecho por el simple hecho de realizarlo. Si por ejemplo, te encanta la repostería, tu pasión está entre fogones, y tu hij@ te pide una tarta para celebrar su cumpleaños, seguro que ni te lo piensas, lo haces sin más.

¿Por qué si te lo pide un cliente, es diferente? Me dirás, porque no es mi familia, no me toca, me cuestan dinero los materiales, el tiempo, mi experiencia, etc. y debo de cobrar por ello.

El ego, nos hace creer que estamos separados, pero es curioso, mientras estabas realizando ese “Trabajo con amor”, en ese instante, no tenias en mente a tu hij@, sino que estabas en el aquí y ahora, sin cuestionarte si esa tarta era de una persona u otra, simplemente fluías, eras feliz.

Entonces, vuelvo a la pregunta de antes ¿Quien decide que mi propuesta es irreal, tú o el juicio que le das?

Estoy convencido que en algún momento de tu vida, has hecho algo sin esperar nada, y ese algo fue una de las experiencias más enriquecedoras que has tenido. Te invito a convertirlo en una norma, que tu profesión y pasión sea lo que te llene. Hazlo por amor, y verás como serás feliz en tu trabajo, pues habrás convertido tu pasión en tu modo de vida.

Es el miedo que el ego nos induce el que nos crea los juicios, haciéndonos creer que si no gano dinero, si no hago ciertos trabajos, ciertas obligaciones, no ganaré el dinero suficiente para pagar las facturas, los estudios de mis hijos, la hipoteca, la luz, etc.

Ese miedo, es irreal, es una proyección de nuestra mente. Cuando haces algo con pasión, los demás lo percibimos y valoramos. No te limites, creyendo que no es posible, es el ego propio y social, el que nos hace creer que es fantasía.

Cubre los gastos que consideras mínimos para subsistir, pero el resto, atrévete a que te paguen por la voluntad. Descubrirás en ti un mundo increíble.

 

Gracias por ser.

Luis Cuesta

 

 

 

Open post

El precio justo

A menudo me encuentro con situaciones de clientes que se enfrentan al proceso de crear una tarifa, o de calcular el precio que deben de poner a sus artículos o servicios.

Muchos simplemente doblan el precio pensando que con eso ya es suficiente. ERROR!

Cuando te enfrentes al reto de poner precio, hay que tener en cuenta muchos factores. Desde el precio del producto, logística, gastos fijos, gastos variables, inversión, publicidad….y lo más importante…SUELDO!

Pongamos un ejemplo. Imagina que tienes una zapatería.

El primer paso, sería saber el coste unitario de cada par de zapatos. El siguiente paso sería sumar los gatos fijos, cómo son el alquiler, internet, sueldo trabajadores, seguridad social, seguros, etc. Además del sueldo del gerente (lo que deseas ganar). Y ahora calcular los gastos variables, como pueden ser luz, agua, etc.

Otro de los gastos que tenemos que tener en cuenta y sumarlos, sería gasto de amortización, inversión y lo más importante, en publicidad. Este último, es el gran olvidado, pero ninguna empresa sobrevive si no se promociona. Infinidad de profesionales recomiendan invertir entre un 6% y un 8% de las ventas en publicidad, como un gasto mensual fijo.

Una vez ya tenemos todos los gastos, tanto los fijos como los variables, los sumamos, y obtendremos el costo real total.

Costo real total = Gastos fijos + Gastos variables

El siguiente paso sería, calcular el precio unitario real de costo por producto. En este caso, el proceso sería dividir el costo real total con el número de zapatos que tenemos.

Costo unitario real = Costo Real total / Número de unidades

El resultado sería el costo unitario real de cada producto.

Y ahora tenemos el siguiente paso, que sería, saber el margen. En este caso, es algo más complejo, pues se tiene que tener en cuenta varios factores externos, como pueden ser la competencia, el mercado, la situación actual, necesidades, etc.

Lo normal, sería calcular entre un 20% y un 40% el precio. Pero es algo que es más personal y debes de ver cómo está tu mercado. Y también otros datos importantes, a tener en cuenta, como puede ser, la percepción de tu producto en tus clientes, la experiencia de compra, servicios extra, etc.

Ahora ya sabes el precio justo de cada producto. Venderlo por menos, te hará perder dinero y a la larga tendrás que replantearte tu negocio.

La próxima vez que tengas que calcular tu tarifa de precios, no te copies de tu competencia, pues muy probablemente sus gastos fijos y variables son completamente diferentes a los tuyos y por supuesto, nunca dobles el precio, pues ahí no estás teniendo en cuenta los gastos reales que tienes.

Gracias por ser.

 

 

WhatsApp chat